¿Un año más te toca planear la cena de Navidad de la empresa y ya no sabes cómo innovar? ¿Te han encargado organizarla por primera vez y vas algo perdido? ¿La cena del año pasado fue un auténtico desastre y este año hay que superarse sí o sí? ¿Te preocupan las críticas de tus jefes o de tus compañeros de trabajo?

Sin duda ser el responsable de la cena navideña de empresa es una presión añadida, más aún si a ella acuden clientes o proveedores. Es un evento del que saldrán muchas anécdotas y comentarios durante el resto del año, y sabes que cualquier elemento será analizado al detalle. Por ello es fundamental pensarlo todo con tiempo para tener solución ante cualquier imprevisto y, sobre todo, para brindar a todos los asistentes con un evento exitoso en todos los aspectos.

¿Cómo organizar una cena de Navidad de empresa?

Existen elementos básicos a tener en cuenta para poder planear una cena navideña de empresa ideal. Lo primero es tener claro con qué presupuesto partes, de modo que cada elemento cuente con la financiación necesaria y adecuada. A partir de ahí es cuestión de ir cerrando diversas acciones como:

  • Marca una fecha (tendrás más opciones si no escoges la más popular)
  • Decide si será comida o cena
  • Busca el sitio con suficiente antelación
  • Negocia servicios: catering, copas después de la cena…
  • Envia las invitaciones
  • Contempla las opciones alimentarias
  • Confirma la lista de asistentes
  • Prepara algún detalle o actividad, ¡que es Navidad!

Cómo hacer que la cena de empresa navideña sea divertida

Para celebrar la cena de empresa de Navidad y que sea todo un éxito, no basta con que el lugar responda a todas vuestras necesidades, sino que también debes asegurarte que el ambiente sea animado y distendido. Evita que algunos empleados asalten al CEO para hablar de trabajo, o que en las mesas se creen corrillos, preparando algunas actividades que capten toda su atención y que les ayude a sentirse integrados, tanto con la empresa como con todos sus compañeros.

  • Amigo invisible: un clásico de la Navidad en grupo. Semanas antes encárgate de coger la lista de asistentes y asignarle a cada uno, de forma secreta y aleatoria, el nombre de otro compañero al que deberá comprarle un detalle. Lo mejor es que pongas un presupuesto cerrado. Actualmente existen varias aplicaciones que te ayudan a organizarlo, simplemente añades los correos electrónicos de todos y el programa se encarga de enviarles un mensaje con su amigo invisible y las instrucciones que tu marques. De este modo el día de la cena de Navidad será cuando intercambiéis regalos.
  • Lotería: otra acción distendida para repartir regalos puede ser organizar un sorteo, subasta o bingo. Desde turrones y decoración navideña hasta una tablet o una caja regalo; determina el presupuesto y piensa una manera entretenida para premiar con los diferentes regalos. Seguro que les hará ilusión no volver con las manos vacías a casa.
  • Photocall: si quieres que todo el mundo conserve un buen recuerdo del evento, las fotos no pueden faltar. Alquila una cabina de fotos instantáneas o monta un espacio de photocall con diferentes elementos u objetos para que todo el mundo quiera inmortalizar el momento junto a sus compañeros.
  • Improvisación para empresas: pero si lo que realmente quieres es que tu cena pase a la historia de la empresa como la más original, lo mejor que puedes hacer es contar con un servicio de animación.